“TÉCNICAS CASERAS” QUE NO SIEMPRE SON BUENAS PARA LA PIEL

En ocasiones algunas recomendaciones “caseras” pueden no ser lo más beneficioso para nuestra piel, os comento algunas de las creencias más curiosas que me he encontrado y su impacto real en nuestra salud.

Fijar el maquillaje con laca del pelo. 

La laca del pelo está diseñada para las características del pelo. Las queratinas que constituyen el pelo no son las mismas que las de la piel, por lo que no es un producto que deba aplicarse en la región facial, donde la piel resulta además especialmente sensible y fina en determinadas áreas como puede ser alrededor de los ojos o de la boca. El contacto con sustancias que no están diseñadas para la aplicación cutánea puede de nuevo favorecer la aparición de dermatitis irritativas o de contacto.

Poner pasta de dientes en un grano.

Existen múltiples tratamientos tópicos en el mercado para el tratamiento del acné, con estudios avalando eficacia y en los que se contemplan posibles efectos adversos. No hay estudios que demuestren que la pasta de dientes sea eficaz para esto. En este caso  sus componentes están diseñados para la higiene dental, y no para aplicarse sobre la piel pudiendo ocasionar cuadros irritativos sin resolver el problema de base que es el acné.

No retirar la laca de uñas y aplicar otra capa encima en su lugar.

Si hacemos esto, cuando finalmente retiremos la laca de uñas nos vamos a encontrar con las uñas alteradas, presentando una coloración amarillenta. Es importante retirar la laca de uñas y realizar periodos de descanso de la laca para las uñas se mantengan sana y conserven su buen aspecto

Experimentar con técnicas caseras de bronceado. Desde aplicarse coca-cola o betadine, pasando por el té negro, aceite de oliva o el aceite.

La aplicación de productos para” favorecer el bronceado “como distintos tipos de aceites, el betadine o la nieve, están totalmente desaconsejadas. Favorecen principalmente es la quemadura solar. En los últimos años se viene defendiendo una exposición solar moderada. Nuestro cuerpo necesita sintetizar vitamina D, y para esto resulta necesaria la exposición solar. No es conveniente (salvo casos excepcionales), evitar el sol por completo, si no tener una exposición suficiente para favorecer esa síntesis de vitamina D, pero sin llegar nunca a quemarnos. La quemadura solar, es uno de los principales factores de riesgo para el desarrollo de cáncer cutáneo.

Creer que no pasa nada por usar productos caducados (crema depilatoria, sombra de ojos, perfume).

La utilización de productos caducados o en mal estado puede conllevar a diferentes complicaciones.
Por un lado, puede favorecer la aparición de dermatitis irritativas o alérgicas, ya que los componentes no se encuentran en el estado adecuado para interaccionar con nuestra piel, en este caso, la complicación puede ser más intensa si lo que se está utilizando es un producto que de alguna forma altera la epidermis.  Por otro lado pueden ocasionarnos problemas ya que el producto no presenta las propiedades esperadas, como puede ser el caso de los protectores solares. Al utilizar un fotoprotector caducado su eficacia puede ser menor favoreciendo la quemadura solar.

En lo que se refiere a la caducidad, lo ideal es que venga especificada. En muchas ocasiones lo que aparece es el tiempo desde apertura del envase, habitualmente 3, 6 o 12 meses. En cualquier caso, y ante la duda, es mejor desechar el producto.



Comentarios

Entradas populares de este blog

ME HAN SALIDO MANCHAS BLANCAS ¿TENGO VITILIGO?

MANCHAS BLANCAS EN LOS NIÑOS

VITÍLIGO Y VERANO